Está científicamente probado que por su alto contenido en Omega 3, el aceite de pescado es un producto altamente recomendable para nuestra salud. Sin embargo, un estudio ha ido más allá y ha demostrado que además revierten los efectos negativos que tiene para nuestra salud en las personas con dietas ricas en grasa.

Esta es una de las grandes conclusiones de un estudio publicado por la prestigiosa publicación, The Journal of Physiology. Comprar Omega 3 y consumirlo, al menos una vez al día, ayuda a tener una mejor salud para aquellas personas con malos hábitos alimenticios y con dietas excesivas, ricas en grasa que pueden desencadenar en enfermedades como la diabetes tipo 2.

Hasta ahora se había comprobado cómo comprar Omega 3 ayudaba a mejorar nuestra salud pero también evita efectos metabólicos perjudiciales o cambios en este sentido dañinos para nuestro cuerpo. Consumir productos con grasa y hacerlo de manera continuada es algo muy perjudicial para nuestra salud y que puede desencadenar en más enfermedades como la obesidad.

Al consumir grasa, según los científicos que han llevado a cabo dicho estudio, diferentes componentes químicos conspiran para generar los trastornos metabólicos causados ​​por una dieta alta en grasas. Trastornos como aumento de peso, aumento de los niveles de colesterol y la resistencia a la insulina. Esos componentes son la adiponectina , que regula los niveles de glucosa y composición de ácidos grasos. Las adipocinas, que es una citoquina producidas en el tejido adiposo, la interleucina 6 implicada en la inflamación, el novo lipogénesis que es un proceso que convierte el exceso de hidratos de carbono en ácidos grasos y la lipólisis o descomposición de las grasas para producir ácidos grasos.

Comprar Omega 3 ayuda no solo a la pérdida de peso, a mujeres en estado de gestación, a mejorar el aspecto de nuestra piel o nuestra memoria. Pero en los últimos años, también es importante resaltar la capacidad del Omega 3 para modificar las rutas metabólicas debido a que el aceite de pescado es rico en ácidos grasos poliinsaturados Omega 3, incluyendo el ácido eicosapentaenoico y docosahexaenoico conocidos para mejorar la sensibilidad a la insulina y tener una potente actividad anti-inflamatoria, hipolipidémico (de reducción de lípidos), y reducción del peso corporal.